Obras Sociales

Obra Social: la Cobertura Médica del Trabajador

0 Comentarios

Obra Social: la Cobertura Médica del Trabajador

La historia de las obras sociales en Argentina viene de la mano con los sindicatos que destinaron, durante años, parte de sus recursos a la creación de servicios de salud para sus afiliados.

Las obras sociales son las entidades responsables de las prestaciones de servicios de salud y de la atención médica hacia la población de trabajadores (en relación de dependencia o independientes) y de su familia: el cónyuge si no trabaja y los hijos hasta 21 años o 25 años si son estudiantes. Por ley, la obra social cubre cualquier persona que trabaja en blanco y su familia de todos los gastos de salud: atención, medicamentos y asistencia.

Los empleados en relación de dependencia aportan un 3% de su sueldo bruto, y los empleadores suman un 6%. De este total de 9%, entre 7,65 y 7,2% va para la obra social (según la obra social), y el resto al estado y los sindicatos. Cabe destacar que el pago de la patronal, a contrario del aporte del empleado, no tiene tope y siempre será un porcentaje del sueldo, sin importar el monto.

En la década de 1990 las normas que administran la afiliación de un trabajador a una obra social se agilizaron para que el trabajador tenga mayor libertad para elegir su cobertura médica. Hoy, una persona en blanco puede decidir derivar sus aportes a otra obra social o a una empresa de medicina prepaga. En ambos casos, la prepaga y la obra social (si no es la O.S. que corresponde a su rama de actividad) pueden rechazar a la persona si consideran que la persona “no califica”. Por ejemplo si tiene una enfermedad como la diabetes u obesidad (= se llama pre-existencia).

Cuál es la diferencia entre una Obra Social y una Prepaga?

El estado ya no protege tanto el servicio de salud sindical y las obras sociales suelen armar estrategias comerciales para ganar nuevos afiliados o cobrar una cuota mensual mayor. Por ejemplo, pueden proponer prestaciones opcionales con costo adicional al aporte retenido automáticamente del salario, tal como lo hacen las empresas de medicina prepaga.

También, algunas obras sociales aceptan afiliaciones particulares, es decir, de persona que se afilian pagando una cuota mensual cómo lo harían con una prepaga.
Por lo cual, es cierto, la frontera entre obra social y medicina prepaga es cada vez más borrosa últimamente.

Prepaga-Obra-Social La diferencia entre prepagas y obras sociales a veces no es tan clara.

Una Prepaga es una empresa privada

Contratar una empresa de medicina prepaga es contratar una empresa privada, es como contratar un seguro. Uno paga cada mes para tener acceso a determinados servicios médicos. Se afilia a una prepaga a través de una declaración jurada de salud. Luego, la empresa puede admitir o no al afiliado. Es una forma de protegerse para las prepagas ya que una persona enferma tiene necesidades mucho más importantes que las de una persona sana. Por ejemplo, una compañía de seguros nunca aseguraría un auto chocado o un auto sin freno... La medicina prepaga afilia gente sana que se enferma a lo largo de su vida. Generalmente, es un sistema mucho más caro pero que asegura un confort y un nivel de servicio máximo con instituciones y médicos muy reconocidos.

Comparar-PrepagasCOMPARÁ PLANES DE MEDICINA PREPAGA! Acá unos planes de salud de los resultados de búsqueda para una persona en relación de dependencia de 30 años, en Capital (precios a Mayo 2020). Clickea en la imagen y encontrá el plan que te corresponde!

La Obra Social es un derecho del trabajador

Al contrario, por ley, uno tiene derecho a afiliarse a una obra social sea cual sea su estado de salud, mientras esté trabajando en blanco. La obra social no puede rechazar a nadie, ni siquiera si el trabajador tiene alguna pre-existencia. Otra “ventaja” en favor de las obras sociales: el costo del aporte es proporcional al sueldo (3%). Los que tienen un sueldo menor, aportan menos a la prepaga cada mes pero benefician del mismo nivel de prestaciones que los que participan más.

Derivación de los aportes: cambiar de obra social

Desde 2000, un trabajador puede decidir cambiar de obra social o pasarse a una medicina prepaga gracias a la desregularización de sus aportes a la obra social. El derecho de cambiar de cobertura médica se puede efectuar hasta una vez por año.

Obra-Social-Cambio El trámite para cambiar de obra social es sencillo.[/caption]

Cómo elegir una Obra Social?

Entre las consideraciones más importantes para elegir la mejor obra social se destacan principalmente 3 criterios.

Cartilla médica, cantidad de prestadores y distribución geográfica

Es sumamente importante asegurarse que la cartilla de la obra social propone un número decente de médicos, de especialistas e de instituciones alrededor de su lugar de residencia. Quién tiene ganas de manejar 100 km para ir a ver al médico?

Centros propios, ubicación y prestigio médico de los mismos

La calidad de su cuerpo médico y de los sanatorios es también un elemento fundamental al momento de elegir.

Atención y gestión: la facilidad en la utilización de los servicios de salud

La mayoría de las quejas nacen de la ineficiencia en la gestión de algunos trámites como por ejemplo los copagos y las autorizaciones. Muchos afiliados solicitan un sistema automatizado vía Internet que permite agilizar y gestionar a distancia estos trámites. Tal sistema ya existe en las principales prepagas.

También, la disponibilidad de turnos es un criterio muy importante que impacta directamente la percepción de los afiliados sobre la calidad del servicio. Agilidad y rapidez para asignar un turno caracterizan las mejores obras sociales o las mejores prepagas. Algunas pueden lograr este nivel de servicio gracias a espacios prioritarios en instituciones, o gracias a una cartilla médica importante.

Monotributistas

Si bien, hoy, los trabajadores pueden elegir su obra social, la mayoría de los que están en relación de dependencia se quedan en la obra social que les corresponde por su actividad.

Monotributo-ObrasSociales

Sin embargo, al momento de inscribirse a la AFIP, los trabajadores independientes como los monotributistas y autónomos tienen que elegir una de las obras sociales del Sistema Nacional excepto el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI) y las obras sociales en estado de crisis. Sin cumplimento con está obligación, la Superintendencia de Salud se encarga de atribuir una obra social al nuevo adherido, de acuerdo a su mecanismo de distribución (Resolución 667/2004).

El aporte mensual del monotributista a la obra social es fijo, sea cual sea sus ganancias: $780 en Mayo 2020. Según la ley, los beneficiarios monotributistas no pueden ser rechazados por ninguna obra social habilitada.
Los servicios brindados son, como mínimo, los que están garantizados por el Programa Médico Obligatorio.

A partir de su inscripción en la AFIP, los monotributistas que se incorporan al régimen cuentan con una progresividad en el acceso a la cobertura (reglamentación de la Ley 25.865).

Estás buscando un plan de salud y tenés dudas? Te asesoramos gratis y sin compromiso, sobre más de 50 planes de medicina prepaga! Llamanos al 15 5948-9330

0 Opiniones sobre Obra Social: la Cobertura Médica del Trabajador

Dejar un comentario

Compartir en:

Encontrá GRATIS

tu plan de salud ideal

CTA

Plan Acasalud - AS300, clickear en "Pedir más info!"

COMPARÁ 50 PLANES DE MEDICINA PREPAGA!

Comparamos los Precios, las Prestaciones y las Cartillas.
Sencillo, Rápido y Gratuito

LLAMANOS

15-5948-9330